Archivo | Renuevo de Plenitud RSS feed for this section

Hoy… Se Que Habrá Gozo En El Cielo.

23 abr

Seguir leyendo

Reflexiones – En los Zapatos de otro

23 abr

Bill Andrews era un tipo grande, torpe y poco atractivo.

Se vestía extrañamente con ropa que no le quedaba bien. Había varios tipos que pensaban que era divertido burlarse de él. Un día uno de ellos notó un pequeña rotura en su camisa y le dio un jaloncito. Otro obrero en la fábrica agregó su poquito y en poco tiempo había una exhibición de jirones.

Bill siguió con su trabajo y al pasar demasiado cerca a una banda transportadora, uno de los jirones de su camisa fue atrapado por la maquinaria. En fracciones de Segundo, la manga y Bill estaban en problemas. Las alarmas sonaron, los interruptores fueron accionados y se evitó el problema.

Seguir leyendo

Reflexiones – ¿Si Alguien te busca?

23 abr

Si alguien te busca con frío…es porque tienes abrigo.

Si alguien te busca con alegría…es porque tienes una sonrisa.

Si alguien te busca con lágrimas…es porque das consuelo.

Si alguien te busca con versos….es porque tienes música.

Si alguien te busca con dolor….es porque tienes el remedio.

Si alguien te busca con palabras..es porque sabes escuchar.

Si alguien te busca con hambre…..es porque tienes con que alimentar.

Si alguien te busca con besos….es porque tienes miel.

Seguir leyendo

Carta de Amor del Padre

23 abr

Mi hijo.

Puede que tu no me conozcas, pero Yo conozco todo sobre ti.

Salmos 139:1 Yo se cuando te sientas y cuanto te levantas….
Salmos 139:2 Todos tus caminos me son conocidos….
139:3 Aún todos los pelos de tu cabeza están contados….

Mateo 10:29-31 Porque tu has sido hecho a mi imagen.. …
Génesis 1:27 En mi tu vives, te mueves, eres …
Hechos. 17:28 Porque tu eres mi descendencia….
Hechos 17:28 Te conocí aún antes de que fueras concebido….
Jeremías 1:4-5 Yo te escogí cuando planee la creación….

Seguir leyendo

Por Favor… Papito No Hagas Eso De Nuevo.

16 abr

Cuando mi hijo tenía solo tres años, él y sus hermanas jugaban correteándose por toda la casa con grandes carcajadas haciendo erupción cada tantos minutos cuando alguno de ellos se acercaba a tocar a sus hermanos.

Las risitas fueron interrumpidas de repente por un estrépito seguido de un llanto de dolor por una herida ensangrentada.  Me puse de pie y corrí hacia la sala donde el aparente accidente había tenido lugar.  Mi hijo había tomado la esquina del cuarto demasiado rápido y había caído de cabeza sobre la esquina de una mesa.  Rápidamente le recogí del piso donde yacía y le abracé tanto para consolarle como para examinar la herida…chorros de sangre brotaban de su frente.

Para cuando llegamos al cuarto de urgencia, sus lágrimas habían amainado un poco pero yo anticipaba nervioso el pequeño trauma que nos esperaba.  Tras examinar la frente de mi hijo, el médico confirmó que necesitaría coser la herida para que pudiese sanar adecuadamente.

Seguir leyendo

Demasiado Tarde.

14 abr

Cuando llegue a casa esa noche mientras mi esposa servía la cena, la tome de la mano y le dije: tengo algo que decirte. Solo se sentó a comer en silencio. Yo podía observar el dolor en sus ojos. 
De pronto  ya no sabía como abrir mi boca. Pero tenía que decirle lo que pensaba. Quiero el divorcio……le dije lo más suave que pude.

Mis palabras parecieron no molestarle. Al contrario, muy tranquilamente me pregunto, ¿por qué? 

Evite su pregunta con mi silencio, esto le hizo enfurecer. Tiro los utensilios y me grito, ¡no pareces hombre! Esa noche, ya no hablamos más. Ella lloraba en silencio. Yo sabía que quería saber que le había pasado a nuestro matrimonio. Pero yo no hubiera podido darle una respuesta satisfactoria.

Mi corazón ahora le pertenecía a Eloísa. Ya no la amaba, solo me daba lástima. 

Con un gran sentido de culpa, redacte un acuerdo de divorcio en el que le daba nuestra casa, nuestro auto y un 30% de las acciones de mi empresa 

Después de leerlo ella lo rompió en pedazos. La mujer que había estado diez años de su vida conmigo ahora era una extraña. Me sentí mal por todo ese tiempo y energía que desperdicio conmigo.

Seguir leyendo

Hoy… El Señor Derramará Su Agua En Mis Sequías.

12 abr

“Porque derramaré agua sobre la tierra sedienta, y torrentes sobre la tierra seca; derramaré mi  Espíritu sobre tu posteridad, y mi bendición sobre tus descendientes” (Is. 44:3).
El Señor viene a nuestros lugares rebeldes y secos y los llena con los ríos de Su Espíritu.
Abriré ríos en las alturas desoladas, y manantiales en medio de los valles; transformaré el desierto en estanque de aguas, y la tierra seca en manantiales. —ISAIAS 41:18

Cuando nos perdimos en el desierto (las elecciones tontas que hicimos, todas las oportunidades que tuvimos para regresarnos sobre el mismo camino, pero elegimos no hacerlo), nos sentimos
culpables.
Seguir leyendo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 54 seguidores