Hoy… El Espíritu Santo Me Hará Conocer Al Padre.

30 Abr

Él le ha dado a conocer” (Juan 1:18).

Mientras Jesús estuvo en la tierra, Él les revelo perfectamente el
Padre a Sus discípulos Jesús fue la expresión del Dios invisible “que se podía tocar” en el
mundo material.
Jesús no hizo nada en la tierra actuando por Su propia iniciativa separado de Su Padre. Lo que Él vio y oyó de Su Padre llegó a ser lo que Él mismo hizo. Ellos estaban y están siempre de acuerdo. Su unidad e integridad no requiere que se fusionen en una entidad, sino que estén en completo acuerdo para los mismos propósitos.

Tus ojos, por ejemplo, trabajan como uno, a menos de que algo esté mal. Pueden funcionar independientemente uno del otro (por ejemplo para tu examen de la vista cuando sacas tu licencia), y hay una diferencia entre tu ojo izquierdo y tu ojo derecho, pero juntos te ofrecen (de preferencia) una sola imagen. Aunque tus ojos son más de uno, son una sola característica de tus rasgos.

El Espíritu Santo no es una fuerza vaga o un poder incorpóreo y nebuloso; es una persona definida y puede ser conocida igual que el Padre y que el Hijo. Así que, ¿quién es el Espíritu Santo, y cómo es?
Primero que todo, Él es el Espíritu de Dios. Así como el Padre y el Hijo son “uno” y sin embargo distintos en sus papeles respectivos en la creación y en nuestras vidas, también el Espíritu Santo es uno con el Padre y el Hijo, y sin embargo distinto a ellos.
El Espíritu Santo expresa todo lo que necesitamos saber del Padre y del Hijo. El Espíritu, así como Jesús, ha existido desde el principio con Dios y como Dios.
El Espíritu fue el que se movió sobre las superficies de las aguas en la creación.
Cuando por fe recibimos a Jesús en nuestros corazones, en realidad es el Espíritu Santo, como representante de Jesús, el que entra “en nuestro corazón como una garantía” de Dios.
Hoy, el Espíritu Santo que vive en mi me guiará y me enseñará la belleza y la misericordia del Padre.
Señor, gracias por enviar al Espíritu Santo a Vivir y morar dentro de mi. Quiero ser respetuoso a él y dejarme guiar porque él siempre me llevará a ti. Amén.

Dr. Daniel A Brown.
Disfrute Tu Diario Vivir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: