Agarra tu Cuerda y Toma lo que te pertenece – Brendaliz Avilés

3 Jun
“Tú sustentaras mi suerte. Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos; y es hermosa la heredad que me ha tocado”
Salmos 16:5-6
Leí, que ha sido costumbre aun en los tiempos modernos en Palestina en el norte y en la llanura de los Filisteos asignar la tierra periódicamente con propósitos agrícolas. La tierra así asignada es medida con cordel. El salmista indica que este mismo método se usó para medir la tierra de Canaán cuando fue asignado a las tribus de Israel. Cuando la tierra ha sido medida, la suerte determina qué sección cada hombre tendrá. Aquellos que desean cultivar la tierra se reúnen por lo regular en un lugar de trilla donde la persona encargada de las operaciones tiene un saco de piedrecillas. Se pone en cada piedrecilla una seña especial para indicar la porción de tierra que representa. Entonces las piedrecillas se ponen en otro saco, y se entregan a un niño, quien va sacando las piedrecillas una por una, y las entrega a cada uno de los hombres que desean cultivar la tierra. Cada hombre, al recibir su “suerte” dice: “Dios mantenga mi suerte”. Cada uno descubre pronto si su sección vale la pena o no. (www.ministros.org/Estudios/usos).
Desde el momento en que aceptaste al Señor has sido bendecido porque el te ha rescatado, te ha regalado una salvación muy grande que no tiene precio, porque el pagó con su sangre. Desde ese momento, también te has convertido en heredero de mansiones eternas y corona incorruptible. Lo cual quiere decir que si le eres fiel y obediente algún día disfrutarás de unas bendiciones que no imaginas y gozarás de la presencia del Señor personalmente.
Pero en el plano espiritual, quiero invitarte el día de hoy a que tires la cuerda que Dios te ha dado y te apropies de lo que es tuyo. A que le quites al enemigo eso que te ha robado y que te pertenece, porque Dios ha declarado y dicho que es tuyo. Tu hogar, tu familia, tu matrimonio, tu salud, tus finanzas. Hoy te invito a actuar con fe y empezar a tirar de esa cuerda que ha de entregarte la bendición que te pertenece.
Es el momento de que te apropies y para apropiarse de lo que es tuyo hay que luchar, hay que mantenerse en guardia. ¿Qué haces llorando mientras el enemigo trata de romper tu matrimonio? ¿Por qué dejas que la depresión te domine mientras las drogas, el alcohol y las malas influencias quieren corromper a tus hijos? Dios te ha dado valor, inteligencia, sentido y propósitos para que los utilices en momentos de crisis. No te declares derrotado sin haber dado la lucha.
Cuando Moisés estaba a punto de cruzar el Mar Rojo con todo aquel pueblo y los egipcios persiguiéndoles comenzó a clamar, pero Dios le dijo, “no es el momento de clamar, es el momento de actuar. Acá hay un refrán que dice: “orando pero con el mazo dando” Y esto lo que quiere decir es que tiene que haber una acción de nuestra parte. Mi mamá dice que “no es silbando que llega el viento”.

Por tanto toma tu cuerda y comienza no solo a reclamar sino a tomar lo que es tuyo. ¿Acaso acontecerá que podrás exclamar en algún momento como el salmista?

“Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos y es hermosa la heredad que me ha tocado”.

Escrito para www.brendalizaviles.comwww.devocionaldiario.comwww.destellodesugloria.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: